3 de marzo de 2017

Las instituciones públicas poniendo en peligro a los ciudadanos, y no por desconocimiento

Hace unos días saltaba la polémica: Josep Pámies venía a Astorga a dar una de sus charlas sobre productos milagrosos, y además el ayuntamiento le cedía un espacio público a tal efecto, con todo lo que eso conlleva. Por suerte, la advertencia por parte de la Plataforma ProCiencia León sobre el contenido de las charlas de este individuo hizo recular al ayuntamiento, y la charla fue cancelada. 
No hubo la misma suerte con el Ayuntamiento de Hospital de Órbigo, que no sólo cede un espacio público para que Pàmies venda libremente sus hojas de estevia y su famosa solución mineral milagrosa, más conocida como MMS, sino que además se atreve a contestar con chulería y mala educación cuando se trata de advertir sobre este personaje y sobre el peligro que supone para los vecinos de la localidad leonesa. 
Entre otras cosas esta persona se dedica a promocionar prácticas peligrosas para la salud y vender productos prohibidos por las autoridades sanitarias españolas. ¿Comerías en un restaurante que no pasa los controles sanitarios? ¿tomarías un fármaco que no ha sido probado y contiene sustancias perjudiciales para la salud? 

Esta es la famosa Solución Mineral Milagrosa que vende y que afirma cura un sinfín de enfermedades, entre ellas el cáncer y el ébola
https://es.wikipedia.org/wiki/Suplemento_mineral_milagroso
También vende hojas de Stévia, cuyo consumo está prohibido por resultar tóxicas: http://jmmulet.naukas.com/2014/09/12/recuerdo-la-stevia-rebaudiana-esta-autorizada-para-consumo-humano/


El Ayuntamiento de Hospital de Órbigo contesta sobre la charla de Pamies: considera "libertad" y "normalidad" desobedecer las leyes sanitarias

http://prociencialeon.blogspot.com.es/


Palabras de la Plataforma, para aclarar el tema: 

"El horticultor catalán Josep Pamiés se hace pasar por pseudomédico y recomienda en sus charlas, entre otras cosas, ‘curar’ el cáncer con Clorito de Sodio para producir Dióxido de Cloro (el componente mayoritario de una lejía industrial) aplicado con mezcla de ácido clorhídrico (uno de los más potentes y destructivos que existen y componente fundamental del salfumán). Lo que él denomina MMS y recomienda que se haga “en casa”. Sobre el cáncer, por cierto, asegura en sus charlas “que es una enfermedad que no mata”. 

No sólo eso, sino que además, Pamies, sin estudio médico alguno, afirma que el virus del sida (VIH) “no existe” y vende tras sus charlas hoja de Stevia, un producto que está prohibido para el consumo por las autoridades españolas y por el que ha sido imputado. “La Stevia está prohibida -reconoce-, pero desobedecemos”, llega a decir retando a las leyes sanitarias y de consumo.

Por todo ello, y la posibilidad de estar amparando una estafa e ilegalidades sanitarias y de consumo, la plataforma proCiencia León exige al alcalde y concejales del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Hospital de Órbigo que denieguen el permiso para que el Centro Cívico acoja la presencia de una persona que ya ha sido imputada por la Justicia por vender productos ilegales para el consumo humano. Pamies incluso se atreve a recomendar el “uso de marihuana para bebés”. 


Si esto te indigna tanto como a mí, no dudes en difundirlo.

31 de enero de 2017

Monitorización del índice biespectral (BIS)


Aprobado por la FDA en 1996 como complemento para monitorizar los efectos de ciertos fármacos anestésicos, el monitor BIS mide la profundidad de la sedación de sedantes e hipnóticos. El análisis digital de las ondas cerebrales proporciona una medida cuantitativa objetiva del nivel de consciencia. Cuando se utiliza adecuadamente como medida complementaria de evaluación, la monitorización BIS ayuda a los médicos a medir las dosis farmacológicas de manera más precisa. 
Estas ondas cerebrales procesadas están científicamente correlacionadas con un parámetro y/o valor numérico que representa el grado de consciencia en la escala del índice BIS. El valor máximo, 100, representa consciencia total; 0 representa supresión máxima de EEG (EEG isoeléctrico). 

El monitor BIS recopila información a través de bandas adhesivas no invasivas colocadas en la frente del paciente. 

Las ondas cerebrales lentas indican sedación. 
Las ondas cerebrales rápidas de poca amplitud reflejan un estado de vigilia. Unas ondas cerebrales ligeramente más lentas con una mayor amplitud reflejan una sedación/analgesia moderada. Las ondas cerebrales más lentas y con la máxima amplitud indican una sedación/analgesia profunda. 
Como las ondas cerebrales decaen a medida que se administran sedantes y analgésicos, un índice BIS más bajo indica niveles más bajos de consciencia. Mediante la observación de la supresión de ondas cerebrales en el monitor durante la administración de medicamentos, el médico puede valorar la dosis en tiempo real en un valor numérico objetivo de la escala del índice BIS, junto con los hallazgos de exploraciones físicas y la monitorización convencional de valores como los signos vitales, el ritmo cardíaco y la capnografía. 
La sedación/analgesia moderada puede estar indicada en pacientes a los que se practica una cardioversión eléctrica sincronizada programada. En la escala del índice BIS, el intervalo de 60 a 80 indica sedación/analgesia moderada, un descenso de la consciencia inducido por fármacos en el cual:

  • los pacientes muestran una respuesta intencionada a la estimulación verbal o táctil leve
  • no se requieren intervenciones para mantener una vía aérea patente
  • la ventilación espontánea es adecuada
  • se mantiene la función cardiovascular
Mantener una correcta ventilación espontánea con alivio del dolor mientras se crea un efecto amnésico es importante para que el paciente viva los procedimientos como la cardioversión eléctrica sincronizada de manera positiva. 

La cardioversión eléctrica se suele ejecutar inmediatamente después de la ETE (ecografía transesofágica). Al llevarse a cabo seguidos, estos procedimientos pueden provocar malestar y ansiedad. Se sabe que la cardioversión eléctrica produce índices de intensidad del dolor de hasta 10/0-10, y es posible que los pacientes necesiten sedación/analgesia adicional para la amnesia posterior al procedimiento. Todo este proceso puede requerir sedación/analgesia profunda. 
La Sociedad Americana de Anestesiólogos define la sedación/analgesia profunda como "una pérdida de la consciencia inducida por fármacos durante la cual los pacientes no se activan fácilmente, pero responden intencionadamente a la estimulación repetida o dolorosa". El uso del monitor BIS ayuda a prevenir la sobredosis accidental de sedación/analgesia profunda valorando la sedación en un intervalo específico del monitor que se corresponda con un nivel moderado de sedación/analgesia. 
La capacidad de proporcionar una experiencia de sedación/analgesia específica con dosis personalizada permite que el paciente se recupere más rápido, con menos reacciones adversas y con un coste menor. 

30 de enero de 2017

Nuevo curso gratuito y acreditado

Medicarama nos obsequia esta vez con un curso gratuito y acreditado con 7.6 créditos por la comisión de formación continuada de las profesiones sanitarias, consta de una serie de videotutoriales y un examen final, no hay límite de tiempo para realizarlo y es muy fácil darse de alta. Sólo tienes que acceder desde este enlace http://medicarama.com/p/svb  y crear un cuenta. 
Está acreditado para médicos, enfermeras y TCAES
Un saludo!

Revisión sistemática sobre la elevación óptima de la cabeza, tras craneotomía, para el descenso de la PIC



El sistema nervioso central (SNC) incluye cerebro, médula espinal y la vascularización que aporta el volumen sanguíneo que precisan. Las características físicas del SNC exigen la máxima protección posible, por lo que se encuentran en una estructura ósea inextensible, e inmersos en el líquido cefalorraquídeo (LCR). Éste constituye un sistema hidrostático cerrado que mantiene una presión positiva supra-atmosférica. Esta presión es la que se considera como presión intracraneal (PIC) y la cavidad intracraneal no distensible está llena al límite de su capacidad por un contenido que en esencia no es compresible: parénquima cerebral (80%), LCR (10%) y sangre (10%). 
La hipótesis de Monroe-Kellie dice, que si aumenta el volumen de uno de los componentes de la cavidad intracraneal, debe ocurrir una disminución recíproca del volumen de uno de los otros o de ambos, o de lo contrario aumentará la PIC. El organismo es capaz de adaptarse y compensar aumentos de PIC moderados. 
Los valores de PIC en condiciones normales oscilan en un rango pequeño menor de 10 mmHg, y presiones entre 10-20 mmHg se consideran elevadas de modo leve a moderado con ondas de tipo A. 
Cuando los mecanismos de compensación no son suficientes, el aumento de PIC generará hipertensión intracraneal que es un síndrome con múltiples etiologías, y cuyo diagnóstico y tratamiento deben realizarse de forma urgente para salvar la vida del paciente, y evitar el desarrollo de importantes discapacidades. 
Las causas principales de aumento de la PIC son:

  • Masas intracraneales (tumor, hematoma)
  • Edema cerebral (como en la encefalopatía hipóxico-isquémica, infarto cerebral, traumatismo cerebral severo)
  • Aumento del LCR
  • Disminución del LCR
  • Hidrocefalia obstructiva
  • Obstrucción flujo venoso
  • Hipertensión intracraneal idiopática
El manejo del paciente suele llevarse a cabo en unidades de neurocríticos, y precisa de una monitorización de la PIC para la supervisión del tratamiento. El propósito de monitorizar la PIC consiste en aumentar la información para mantener una adecuada presión de perfusión cerebral (PPC) y oxigenación. La única manera para determinar la PPC (definida como la diferencia entre la presión arterial media y la PIC) es monitorizar la PIC y la presión arterial.
Existen 4 lugares anatómicos que se utilizan para medir la PIC: intraventricular, intraparenquimal, subaracnoideo y epidural (cada uno con sus ventajas e inconvenientes). La monitorización metabólica no invasiva se ha estudiado, pero los valores clínicos de dichos métodos aún no están claros.
Dentro de las actividades que se realizan y las intervenciones necesarias para controlar la PIC, se encuentra que los pacientes con hipertensión intracraneal deberían de colocarse en posiciones que maximicen el flujo venoso de la cabeza. Así, debe reducirse la excesiva flexión y rotación del cuello, evitar que las fijaciones del cuello estén apretadas, y minimizar los estímulos como respuestas de Valsalva como al aspirar secreciones.
Históricamente, los pacientes con hipertensión intracraneal se han colocado con la cabeza elevada por encima del corazón (normalmente 30º) para aumentar el retorno venoso. Cabe señalar que la elevación de la cabeza puede bajar la PPC, sin embargo; dada la eficacia de que la elevación de la cabeza disminuye la PIC, muchos expertos recomiendan elevar la cabeza de los pacientes hasta donde la PPC se mantenga en niveles apropiados, sin determinar la elevación concreta. 
En el estudio de Jiang Y, se realizó una revisión sistemática con metaanálisis sobre la efectividad de la elevación del cabecero en la disminución de la PIC y, dada la falta de consenso, conocer cuál es la elevación óptima. 
Los metaanálisis muestran unos resultados favorables, de forma estadísticamente significativa, para cualquier elevación frente a los 0º. Las posiciones óptimas para disminuir la PIC son 30º y 45º, y no hay diferencias entre los 30-45º.

Un primer paso hacia una analgosedación más segura



La analgesia y la sedación son una práctica habitual en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y constituyen parte integral del tratamiento del paciente crítico. Estas terapias son necesarias para aliviar el dolor, la ansiedad, el estrés, facilitar la aplicación de cuidados y de técnicas de soporte vital, como la ventilación mecánica (VM), así como para mantener un óptimo nivel de bienestar y de seguridad en nuestros pacientes. Sin embargo, su uso no está exento de complicaciones, derivadas en su mayoría de su infra- o sobreutilización, que pueden prolongar la VM, complicar la evolución y pronóstico del paciente crítico e incrementar el coste sanitario. 
En esta última década existe una amplia evidencia de que el uso de las mínimas dosis necesarias de analgosedación, mediante la implementación de guías, algoritmos o protocolos de analgosedación, tiene importantes beneficios para el paciente como la disminución del tiempo de VM, de las dosis y tiempos de sedación, de la incidencia de neumonía asociada a ventilación mecánica y de delirio, la estancia y la mortalidad en UCI y hospitalaria. En estos protocolos nuestra profesión tiene un papel fundamental, ya que son las enfermeras de intensivos las que valoran continuamente al paciente, detectan cualquier cambio en su estado, le realizan cuidados que pueden ocasionarle molestias y dolor, le administran los fármacos analgésicos y sedantes necesarios y monitorizan sus efectos y eficacia. De ahí la importancia de desarrollar protocolos de analgesia y sedación multidisciplinares guiados por las enfermeras, que permitan prevenir la sobresedación, mantener una sedación ligera el mayor tiempo posible y dinámica, que se adapte a las necesidades del paciente a lo largo del día, garantizando su bienestar y seguridad. En estos protocolos las enfermeras reajustan las dosis de analgésicos y sedantes en función de las necesidades del paciente en cada momento del día, para alcanzar un objetivo de analgesia y sedación previamente definido por el equipo, mediante una estrecha monitorización con herramientas validadas. 

A pesar de que en los últimos años se ha producido un aumento de la implementación de los protocolos de analgosedación (PAS), actualmente existe una amplia brecha entre la práctica asistencial y las recomendaciones dadas por la evidencia científica. Su implementación aún continúa siendo escasa, encontrándose en torno al 47-60%. Las barreras a salvar para implementar con éxito estos PAS son: el apoyo institucional, los conocimientos y actitudes necesarias, el nivel de experiencia y entrenamiento, el modelo de UCI abierto o cerrado, la ratio enfermera-paciente, la carga de trabajo, la gravedad del paciente, el pensamiento médico de que su implementación puede favorecer la sobresedación, la ausencia de órdenes médicas, la autonomía de las enfermeras, el trabajo en equipo y la calidad de la comunicación entre los miembros del equipo asistencial. 
Quizá la primera y más importante dificultad a salvar sea la necesidad de formación del equipo asistencial sobre herramientas validadas para monitorizar la analgesia, sedación y el delirio y el manejo de fármacos analgésicos y sedantes. En concreto a nivel nacional estos conocimientos no se adquieren en la formación pregrado y actualmente aún no se ha desarrollado la especialidad de enfermería de cuidados críticos. Una vez salvada la dificultad de adquirir la correcta capacitación del equipo se debe hacer frente a la necesidad de conseguir que los médicos confíen en la capacitación y eficacia de las enfermeras para guiar la analgesia y la sedación, ya que hasta ahora siempre ha sido un actividad exclusiva y formalmente suya. 
Los PAS se pueden implementar de forma segura por las enfermeras, permiten la toma de decisiones clínicas más rápidas a pie de cama, reducen los retrasos en el tratamiento y aseguran una atención estandarizada. 
La interrupción diaria de la sedación (IDS) es otra estrategia que permite el ajuste de las dosis de analgosedación y mejora los resultados en los pacientes ampliamente demostrada. 


16 de enero de 2017

¿Cuál es el menú? Terapia nutricional basada en la evidencia



Entre el 30 y el 55% de los pacientes hospitalizados sufren desnutrición que tiene consecuencias negativas como: mayor duración de la estancia, capacidad funcional deficiente, mala calidad de vida, mayor riesgo de efectos adversos como úlceras por presión e infecciones del área quirúrgica, y mayor mortalidad. La desnutrición pasa inadvertida en casi la mitad de estos pacientes. 
Formuladas para ofrecer una nutrición adecuada a los pacientes hospitalizados, las soluciones de nutrición enteral (NE) hoy día contienen nutrientes activos que reducen el daño oxidativo a mitocondrias y células, modulan la inflamación, atenúan la respuesta metabólica al estrés y mejoran la tolerancia a la alimentación.
Cada enfermera debe aceptar el imperativo profesional de participar en una educación permanente. Si su unidad no tiene un protocolo de alimentación, ésta debe ser una prioridad para el comité de práctica basada en la evidencia o el consejo de práctica de la unidad. Los resultados de un gran estudio mostraron que la existencia de un protocolo de NE se asoció con mejoras significativas en las prácticas de nutrición en comparación con aquellos centros que no utilizaron un protocolo, redujo los días de dieta absoluta y dieta líquida absoluta, aseguró el inicio oportuno de la alimentación y redujo al mínimo las interrupciones, con lo que mejoró el objetivo de obtención de calorías. Los centros que utilizan un protocolo comenzaron con la NE antes, usaron más agentes promotilidad en pacientes con gran volumen residual gástrico (VGR) y lograron mayor adecuación nutricional. La mayoría de estos protocolos incluyen recomendaciones sobre la selección de la sonda y la colocación de la alimentación, el uso de agentes promotilidad, control del VGR y elevación de la cabecera de la cama. 
El protocolo de alimentación dirigido por enfermeras debe considerarse una herramienta que permite a la enfermera clínica poner en marcha, controlar y modificar la administración de la NE a cada paciente en concreto. 

La alimentación enteral sin riesgo se puede iniciar una vez que se ha repuesto la volemia del paciente, las dosis de vasopresores se estabilizan y la presión arterial media es superior a 60 mmHg. En una revisión retrospectiva de pacientes que requieren dosis bajas de vasopresores, los pacientes que recibían NE temprana tenían menor mortalidad en la UCI y menor mortalidad hospitalaria que los que recibieron NE más tarde, respectivamente. 
Es correcto pensar que la NE temprana, definida como aquella que se recibe a las 24-48 horas del ingreso, se recomienda a la mayoría de pacientes de la UCI. La decisión acerca de cuándo alimentar a un paciente grave debe tener en cuenta varios factores, como si existe desnutrición en el momento del ingreso, cirugía gastrointestinal que excluye la dieta oral o NE, y reflejo nauseoso y funciones de deglución intactas. Varios estudios vinculan la nutrición oral temprana o la NE después de la cirugía con resultados favorables, como menos complicaciones infecciosas y un alta hospitalaria más temprana. 
El consenso universal indica que la NE es la vía preferente para la terapia nutricional debido a una respuesta fisiológica superior y al menos riesgo de complicaciones en comparación con la nutrición parenteral. 
El inicio temprano de la alimentación proporciona los nutrientes necesarios para mantener el tejido linfoide asociado con el intestino, el tejido linfoide asociado con la mucosa y la integridad de la mucosa intestinal. El intestino es una barrera suficiente contra las bacterias y toxinas intraluminales debido a la alta tasa de recambio enterocítico, la mucosidad secretada por las células calciformes y la gran cantidad de tejido inmunológico protector. Los estados de ayuno para procedimientos o los retrasos en la alimentación de más de 3 días contribuyen a la pérdida de la integridad intestinal a través de múltiples mecanismos, que incluyen la atrofia de las microvellosidades. 
La disfunción intestinal provoca un aumento de la permeabilidad intestinal y la posibilidad de traslocacion bacteriana. La isquemia intestinal generada por los estados de shock y la sepsis puede producir lesiones por hipoxia y reperfusión, que afectan aún más a la permeabilidad de la pared intestinal. En pacientes quirúrgicos, la alimentación temprana reduce la inflamación, el estrés oxidativo y la respuesta catabólica a la anestesia y al estrés provocado por la cirugía, ayuda a restaurar la motilidad intestinal: revierte la atrofia mucosa entérica, y mejora la cicatrización de las heridas. 
Aunque no se cree que la alimentación trófica (generalmente de 10 a 20 ml/h) sea óptima, si se utiliza durante los primeros días, es importante lograr , por lo menos, del 15%-20% de metas calóricas diarias. 
Después de establecer la tolerancia, sería necesario fomentar una ingesta diaria de, por lo menos, el 80% de los objetivos calóricos para los pacientes de riesgo más alto para lograr resultados clínicos positivos. 

Aunque la alimentación nasogástrica es apropiada y segura para la mayoría de pacientes que requieren apoyo nutricional a corto plazo, para aquellos en los cuales existe riesgo de aspiración e intolerancia gastrointestinal la alimentación a través de la parte distal del intestino delgado quizá sea más segura y se tolere mejor. Se recomienda la confirmación radiográfica de la colocación de la sonda antes de poner en marcha la alimentación para eliminar cualquier posibilidad de colocación en un lugar incorrecto y de la administración de la fórmula en los pulmones. 

Varios estudios de alta calidad han demostrado que aumentar el valor de corte del VGR desde una cifra inferior (50-150 ml) hasta una cifra superior (de 250 a 500 ml) no aumenta el riesgo de regurgitación, aspiración o neumonía. Un valor de corte inferior del VGR no protege al paciente de complicaciones, a menudo conduce a la suspensión inadecuada y podría afectar adversamente al resultado con un volumen reducido de perfusión de NE. La suspensión automática de la alimentación no debería producirse con VGR inferiores a 500 ml si no existen otros signos de intolerancia. Los investigadores concluyeron que eliminar la práctica de control del VGR mejora el suministro de la NE sin poner en peligro la seguridad del paciente. 
Otras medidas objetivas para evaluar la tolerancia son la evaluación abdominal en que se documenten cambios en los sonidos intestinales, dilatación del perímetro, dolor o dureza a la palpación, aumento de la secreción nasogástrica y los vómitos. Si hay indicios de intolerancia, administrar un agente promotilidad según lo establecido. 

Idealmente se utilizan dos métodos de comprobación, la confirmación radiográfica (método de referencia) y marcar el lugar de salida en las narinas. Estudios recientes han demostrado que la insuflación de aire, hacer burbujas en el agua de un vaso, la evaluación visual del aspirado, la medición del pH o la longitud de la sonda externa no son métodos fiables para determinar la colocación de la sonda. 

Es fundamental consultar con un farmacéutico acerca de los pacientes que reciben medicamentos que se administran simultáneamente con NE. Para evitar problemas se recomienda seguir una serie de pautas de administración de medicamentos: 

  • Utilice agua esterilizada en pacientes adultos para lavar las sondas de alimentación antes y después de la administración de medicamentos
  • No vierta el medicamento directamente en una fórmula de alimentación enteral
  • No mezcle medicamentos por potenciales riesgos de incompatibilidades físicas y químicas, obstrucción de la sonda y alteración de la respuesta terapéutica
  • Administre los medicamentos por separado
  • Antes de administrar cualquier medicamento, debe suspenderse la alimentación y lavarse la sonda con agua esterilizada para comprobar la permeabilidad y retirar la fórmula de alimentación residual a través de la sonda. 
  • Si no está contraindicado, pueden usarse al menos 15 ml de agua esterilizada en adultos en el lavado inicial, entre medicamentos y después de la administración de todos los medicamentos.
  • La cantidad de líquido debe ser personalizada según el diagnóstico y el estado volumétrico del paciente. 

Entre los factores de riesgo más frecuentes para que una sonda se obstruya son: sonda demasiado larga, sonda de pequeño calibre, suministro de agua inadecuado, administración de medicación frecuente y uso de la sonda para medir el volumen residual. La clave para disponer de una sonda de alimentación permeable es ¡lavar, lavar y lavar!
La mejor evidencia indica que el agua templada es la solución óptima y se debe hacer con una jeringuilla no inferior a 30 o 60 ml, alternando la inyección de agua y la retirada del contenido de la sonda. 
Un estudio muestra que los lavados de 30 ml cada 4 horas durante la alimentación continua, antes y después de la alimentación o administración de medicamentos intermitente, o con cualquier interrupción en la alimentación, es una práctica basada en la evidencia que debe formar parte de todos los protocolos de NE. 

26 de diciembre de 2016

Infraestructura humanizada en las UCI. Un reto a nuestro alcance

¿Conoces el proyecto HU-CI? (Humanizando los Cuidados Intensivos), mira aquí http://humanizandoloscuidadosintensivos.com/es/inicio/



El equipo interdisciplinar y los medios técnicos de los que dispone una unidad de cuidados intensivos (UCI) no son los únicos factores que influyen en la calidad de la asistencia, y en el bienestar de los diferentes grupos humanos (pacientes, familia, personal) que conviven en ella. Un factor clave es la infraeestructura: el entorno físico y el entorno ambiental.

¿Qué es la infraestructura humanizada?

UCI que proporcione bienestar físico y ambiental óptimos para pacientes, profesionales y familias. Espacios funcionales, eficientes, ergonómicos, confortables, cálidos y amables.
Cuidando estos factores los pacientes podrán reducir sus niveles de estrés y ansiedad, facilitando su recuperación y disminuyendo su estancia. Los profesionales podrán trabajar en un espacio más acogedor y personal, permitiéndoles desarrollar su trabajo con menor estrés, mayor seguridad y una más baja probabilidad de fatiga profesional. Las familias podrán sentirse más cómodas y tranquilas en espacios que estén diseñados para satisfacer sus necesidades, bienestar e intimidad en un momento difícil. 
Además de aportar grandes beneficios físicos y psicológicos para todos, repercute económicamente de una manera positiva. Ayuda a reducir errores, duración de estancias y sedaciones, y bajas laborales. Aparte de fomentar un mejor clima de comunicación entre familias y personal. Además, un buen diseño crea espacios eficientes y fáciles de mantener. Y unos materiales duraderos, y un mobiliario ergonómico, aséptico y de fácil limpieza, rebajan los costes de mantenimiento. 

Asegurar la privacidad del paciente

Lo ideal es tener boxes individuales para que cada paciente pueda disponer de su espacio y privacidad. Si no se dispone de ellos se puede recurrir a elementos separadores móviles como cortinas o biombos, siendo conscientes de que la privacidad será solo visual.

Asegurar el bienestar ambiental del paciente

Asegurando luz natural. Primando el diseño y las instalaciones que aseguren bienestar lumínico, térmico y acústico. Instalando mobiliario ergonómico y funcional. Personalizando el box mediante corchos o paneles donde puedan colocarse imágenes motivadoras. Eligiendo colores que influyan positivamente en su estado de ánimo... De esta forma contribuimos de generar una sensación lo más cercana posible a un pequeño hogar temporal. 

Fomentar la orientación del paciente

Hay que tratar, por todo los medios, que el paciente reciba luz natural, muy necesaria para mantener su ritmo circadiano. En la medida de lo posible también es positivo y necesario que el paciente pueda estar situado frente a la ventana para disfrutar de las vistas al exterior. Otros elementos que ayudan a mejorar la orientación son los relojes y los calendarios, con ellos el paciente podrá ser consciente del tiempo, aunque no siempre todos los pacientes los aceptan.

Fomentar la comunicación del paciente

Mediante aplicaciones específicas para los pacientes que no puedan hablar o con el uso de pizarras y tablones. Se debería facilitar el contacto a distancia con las enfermeras mediante intercomunicadores.

Fomentar la distracción del paciente

Para favorecer la sensación de que el tiempo transcurre. La instalación de televisores, hilo musical o permitir dispositivos de audio que pueden llevar los familiares al paciente. Otros aspectos de mejora son la luz de lectura y la red inalámbrica para estar conectado con los seres queridos y con la actualidad. Para los más pequeños, niños y adolescentes, la distracción se puede conseguir además con videojuegos, juegos o material educativo

Habilitar espacios en jardines o patios

Si no se dispone de esta posibilidad, se están realizando los denominados "paseos que curan" por fuera de la UCI, con excelentes resultados en el estado anímico de los pacientes.

Garantizar el proceso educativo de los pacientes en edad escolar durante su estancia en la UCI

 Mediante escuelas infantiles o aulas hospitalarias

Asegurar el bienestar y la funcionalidad en el área de cuidados, administrativa y de los profesionales

En todas las zonas aseguraremos el bienestar lumínico, térmico y acústico. Hay que cuidar el nivel de ruido, pudiendo controlarse con medidores, siendo el nivel ideal de 40 dB durante el día y 20dB durante la noche. Es muy aconsejable disponer de un sistema de monitorización central y poder tener una visualización total desde el control de todos los pacientes sin ángulos muertos. Además, para el acceso a la información es necesario un número suficiente de ordenadores. 

Asegurar el bienestar en el área de familiares y padres (unidad de cuidados intensivos pediátricos y neonatales)

Para los espacios de espera destinados a los familiares se ha propuesto cambiar las frías salas de espera por salas de estar. El cambio de nombre no carece de importancia. Implica lograr mediante el diseño que las familias se sientan en un ambiente mas cálido y amable. Una muestra es la recién inaugurada sala de estar de la UCI del hospital Universitario de Torrejón de Ardoz en Madrid 



No nos resignemos a que nuestras UCI sean entornos puramente técnicos. Un "infierno" necesario para sobrevivir. Tomemos el reto de cambiar. Pero seamos prácticos. Busquemos información mediante un diálogo sensato y realista que permita obtener soluciones, quizá inicialmente no muy aparatosas, pero que sean hitos de los que partir, para poder compartir mejoras de las que enorgullecerse y crecer. Así comenzaremos a humanizar nuestra UCI de una forma coherente, funcional y económicamente rentable. 


(Del texto de V. Gómez-Tello y M. Ferrero, revista Enfermería Intensiva, volumen 27, nº4, OCT-DIC 2016)

18 de diciembre de 2016

¿Cuáles son la novedades en nutrición para adultos con diabetes?

¿Le han dado a usted alguno de estos inadecuados consejos?


  • Todas las personas con diabetes deben seguir una dieta para diabéticos o una dieta de la American Diabetes Association (ADA)
  • Las patatas blancas y otros alimentos blancos son hidratos de carbono "malos" que las personas con diabetes deben evitar
  • Las golosinas, los alimentos a base de azúcar, los fritos y el alcohol también están prohibidos.
  • Todas las personas que se inyectan insulina deben contar los hidratos de carbono
  • Todas las personas con diabetes con diabetes no deben sobrepasar las restricciones de sodio


El plan de comidas para la diabetes ha evolucionado e incluye muchas opciones que pueden coincidir con las preferencias personales, los objetivos y el tratamiento de los pacientes. 
Un plan de nutrición sencillo, como el control de las porciones, el método del plato o una alimentación saludable es, a menudo, el punto de partida. Los adultos con diabetes que utilizan varias inyecciones de insulina pueden aprender a medir los hidratos de carbono. En el caso de pacientes obesos o con sobrepeso, puede ser beneficiosa una pérdida de peso modesta, especialmente al comienzo de la diabetes. Las intervenciones intensivas en el estilo de vida (como el tratamiento nutricional médico, el asesoramiento, el cambio de comportamiento y la actividad física) son soporte continuo son necesarias y se recomiendan para perder peso. 

Patrones de alimentación

No hay dieta "para diabéticos o de la ADA" o un porcentaje ideal de hidratos de carbono, proteínas y grasas para las personas con diabetes. Las últimas recomendaciones sobre componentes nutricionales basadas en las guías son las siguientes.
Aunque no se recomienda ninguna cantidad específica de ingesta de hidratos de carbono, el seguimiento de los hidratos de carbono continúa siendo un elemento clave en el tratamiento de los niveles glucémicos. Hay muchos factores que influyen en los niveles glucémicos posprandiales, incluyendo la cantidad y el tipo de hidratos de carbono, si se comen solos o como parte de una comida, y los tipos de alimentos que se consumen simultáneamente. El requerimiento medio estimado de los hidratos de carbono necesarios para la función cerebral es de 100g/día según todas las fuentes, incluyendo la gluconeogénesis a partir del catabolismo protéico y la lipólisis. La cantidad diaria recomendada para la mayoría de los adultos estadounidenses es de un mínimo de 130g/día. Muchas personas con diabetes toman de 45 a 60 g de hidratos de carbono por comida y de 15 a 30 g por tentempié como punto de partida. Comer una importante cantidad de hidratos de carbono en horarios regulares durante todo el día ayuda a mantener los niveles glucémicos de forma más uniforme. Para prevenir la hipoglucemia, se recomienda incluir algunos hidratos de carbono en cada comida y no saltarse las comidas ni los tentempiés, especialmente en el caso de aquellas personas que utilizan insulina y ciertos agentes orales. 
La ingesta de bebidas endulzadas debe ser limitada. Verduras, frutas, legumbres, cereales y productos lácteos son preferibles a las bebidas azucaradas debido a los beneficios adicionales para la salud que proporcionan. No hay evidencia de que los edulcorantes artificiales sean perjudiciales cuando se consumen en cantidades habituales. 
La cantidad de proteína recomendada para los diabéticos es la misma que para el resto de adultos, haciendo hincapié en que esta proteína debe ser más baja en grasa (magra). Los alimentos ricos en proteínas aumentan la respuesta de la insulina en pacientes con diabetes tipo 2 y no elevan los niveles glucémicos. Por consiguiente, los hidratos de carbono ricos en proteínas, como la leche, no deben utilizarse para tratar o prevenir la hipoglucemia. 
La limitación de la cantidad de proteínas se ha recomendado alguna vez para personas con lesión o enfermedad renal, sin embargo, la investigación ha demostrado que estas restricciones no tienen ningún beneficio para la mejora de la tasa de filtración glomerular estimada o para el retraso de la progresión de la enfermedad renal. 
Las recomendaciones sobre la ingesta de grasa y ácidos omega 3 son también las mismas que para el público en general. Para reducir el riesgo cardiovascular, parece que la calidad de la grasa es más importante que la cantidad. 
La Ada recomienda ahora una estatina para todos los adultos con diabetes que tienen entre 40 y 75 años. 
La recomendación sobre ingesta de sodio (menos de 2300 mg/día) y fibra (de 25g a 30 g/día) es la misma que para el público en general, con cereales integrales en el 50% de la ingesta de fibra. 
Las vitaminas y suplementos minerales, y los antioxidantes, incluyendo suplementos de omega 3, no se recomiendan de forma habitual. 
El alcohol se puede incluir con moderación. Puesto que la hipoglucemia puede presentarse con la ingesta de alcohol y confundirse con la intoxicación, la educación del paciente debe incluir la importancia de la ingesta de alimentos con alcohol y el autocontrol adicional de la glucemia. 

Mensajes clave en la educación nutricional de paciente

  • No hay una dieta recomendada para la diabetes, los patrones de alimentación y la planificación de las comidas has sustituido a los planes de dieta estandarizados
  • No hay alimentos que se deban comer o alimentos prohibidos o que no se deban comer. La moderación es la clave. 
  • Planee con antelación su visita al dietista. Haga una lista de los alimentos que consume habitualmente y los que son importantes en su cultura, familia o estilo de vida.
  • Controlar los niveles de glucemia antes y 2 horas después de comer proporciona información útil sobre los efectos de los alimentos y si su medicamento está bien adaptado a sus comidas.
  • Utilice el contenido total de hidratos de carbono en las etiquetas de los alimentos cuando se cuentan o controlan los hidratos de carbono. El contenido en azúcar está incluido en el contenido en hidratos de carbono y no tiene que ser contado por separado.
  • Si un plan de comidas no funciona para su vida, familia o cultura, entonces no funciona y hay que cambiarlo.
  • Deje que los miembros de su familia y sus amigos sepan cómo pueden ayudarle para que no se conviertan en la "policía de la diabetes"
  • No puede "hacer trampas" con su dieta. Como adulto tiene el derecho de tomar decisiones acerca de lo que come y evaluar los resultados
  • No existe una manera mejor o correcta de sobrellevar las fiestas o los eventos especiales. Prepare un plan con antelación sobre cómo va a gestionar su patrón de alimentación. Evaluar el resultado le ayudará a planificarlo mejor en la próxima ocasión
  • Nadie espera que sea perfecto. Si un día no va bien o no sale como estaba previsto, perdónese a sí mismo y comience de nuevo al día siguiente
(De la revista Nursing Nov/Dic 2016)

Quimioterapia: mantener la cabeza fría



La food and drug administration (FDA) ha aprobado el dignicap, un sistema de enfriamiento del cuero cabelludo para reducir la alopecia asociada a quimioterapia en mujeres con cáncer de mama. Este es el primer y único sistema de este tipo aprobado por la FDA.
Un mecanismo controlado informáticamente hace circular un líquido frío a través del gorro de enfriamiento, produciendo vasoconstricción en el cuero cabelludo y reduciendo la cantidad de fármaco que llega a los folículos capilares. Encima de este gorro se coloca un segundo gorro para mantenerlo en su sitio y proporcionar aislamiento. La temperatura del gorro se va disminuyendo paulatinamente para evitar una sensación de malestar.
La eficacia de este dispositivo fue evaluada en 122 pacientes con cáncer de mama en estadios I y II en tratamiento con quimioterápicos que provocan alopecia. La variable de resultado fue la autoevaluación de la pérdida de cabello mediante fotografías al mes del tratamiento. Dos tercios de las pacientes que utilizaron el dispositivo mantuvieron más de la mitad de su cabello. Los efectos secundarios más frecuentes fueron: cefaleas, malestar cervical, escalofríos y dolor asociado a un uso prolongado del dispositivo. 
Puesto que el dispositivo ha sido aprobado por la FDA, los centros de tratamiento pueden ofrecerlo a sus pacientes durante la terapia. El dispositivo puede no estar indicado en todos los tratamientos de quimioterapia; sin embargo, los pacientes deberían tener la posibilidad de hablar sobre esta opción con los profesionales de la salud.

(de la revista Nursing Nov/Dic 2016)

2 de diciembre de 2016

Cigarrillos electrónicos: ¿qué necesitan saber las enfermeras?

(de un artículo de la revista Nursing - Julio/agosto 2016)

El uso del cigarrillo electrónico aumenta en el mundo día a día. Estos dispositivos que funcionan con pilas administran nicotina sin humo a los usuarios sin necesidad de combustión. Las ventas de cigarrillos electrónicos están en auge a pesar de que poco se sabe sobre sus riesgos y beneficios. Anunciados como más seguros que los cigarrillos tradicionales, no llevan etiquetas de advertencia ni listas de ingredientes que revelen peligros reales o potenciales. Los cigarrillos electrónicos y los líquidos que utilizan no están regulados por el gobierno de Estados Unidos. 
En vez del término fumar, el proceso de usar un cigarrillo electrónico se conoce como vaping. Los usuarios de cigarrillos electrónicos, a veces denominados "vaporeadores", tienen sus propias costumbres, tradiciones y lenguaje. Los profesionales sanitarios deben ser competentes desde un punto de vista cultural al interactuar con esta comunidad. 

Los cigarrillos electrónicos poseen tres componentes principales: una pila, un atomizados y un cartucho o depósito que contiene una solución. El usuario activa el dispositivo presionando un botón que calienta y convierte en aerosol la solución, creando así un vapor. El vapor se dispersa por los pulmones y se exhala como una fina niebla. Esta fina niebla puede exponer a otros a la nicotina, pero no a los productos de la combustión del cigarrillo tradicional. 


En 2008, la OMS reconoció por primera vez que las campañas publicitarias eran potencialmente engañosas y prohibió la publicidad en que se sugería que los cigarrillos electrónicos eran una ayuda segura y eficaz para dejar de fumar. En varios países está prohibida su importación, distribución y venta. La normativa del parlamento europeo define los cigarrillos electrónicos como productos derivados del tabaco si su concentración de nicotina es de 20 mg/ml o inferior. 
Es posible que la variedad de sabores haya aumentado el atractivo de los cigarrillos electrónicos para los jóvenes, especialmente entre aquellos que no son fumadores. Algunos estudios han hallado un vínculo entre citotoxicidad y ciertos saborizantes utilizados en cigarrillos electrónicos, especialmente de aquellos con sabores dulces y con sabor a canela. Aún no hay resultados concluyentes sobre sus efectos a largo plazo. 
Según Britton et al., entre los riesgos para la salud se pueden citar:
  • Adicción a la nicotina
  • Progresión a fumar cigarrillos tradicionales
  • Lesiones pulmonares
  • Tratamiento poco seguro de los componentes
La solución y el vapor contienen sustancias tóxicas, pero a niveles más bajos en comparación con el humo del tabaco y el tratamiento sustitutivo con nicotina. 
Las preocupaciones en materia de salud pública son:
  • Atractivo para los jóvenes
  • Potencial para cambiar las normas sociales, según las cuales fumar tabaco sea algo más aceptable
  • Intoxicación en niños
  • Exposición pasiva al vapor
Según Drummond y Upson, uno de los beneficios de los cigarrillos electrónicos puede ser la reducción del consumo de cigarrillos tradicionales. 
Independientemente del contenido de nicotina, los cigarrillos electrónicos representan una amenaza de la adicción o pueden facilitar la progresión a fumadores de aquellas personas no fumadoras, especialmente los jóvenes. Las consecuencias a largo plazo para la salud, así como la seguridad, eficacia y toxicidad del uso de cigarrillos electrónicos con desconocidas e inciertas, pero pueden ser considerablemente menores si se las compara con las de los cigarrillos tradicionales. Los usuarios están expuestos a la nicotina, al propilenglicol y al glicerol en aerosol, aunque se desconoce la toxicidad de la exposición crónica. 
Asesore a los que tratan de dejar de fumar para que primero utilicen terapias de abandono del tabaquismo aprobadas por la FDA. 
Puesto que las enfermeras suelen tener el primer encuentro con los pacientes, desempeñan un papel clave en la evaluación del paciente fumador que "vapea". Las enfermeras pueden ofrecer asesoramiento breve sobre los riesgos para la salud y tienen el reto de proporcionar información actual y basada en la evidencia sobre los cigarrillos electrónicos.